Utilizamos cookies propias y de terceros para recopilar información estadística del uso de nuestra página web y mostrarle publicidad relacionada con sus preferencias mediante el análisis de sus hábitos de navegación. Si continua navegando, consideramos que acepta su uso. Puede cambiar la configuración u obtener más información aquí.
Cerrar
Planeta de Libros

Hermine von Hug-Hellmuth nació en 1871 en el seno de una familia católica de origen noble. Fue una pionera en muchos sentidos. Se contó entre las primeras mujeres que egresaron de la universidad en Austria, estuvo entre las primeras que integraron la Asociación Psicoanalítica de Viena y entre los primeros miembros no judíos de esa entidad. Pronto se ganó el respeto y la confianza de Freud por sus escritos y por su trabajo precursor en el campo del psicoanálisis con niños, previo al de Melanie Klein y Anna Freud. Su asesinato, sumado al debate sobre la autoría de este libro, hizo que su nombre quedara velado, casi oculto, y que su biografía abunde en puntos oscuros y confusos.
A casi cien años de su edición original, se traduce aquí por primera vez al castellano Diario de una chica adolescente, texto sin duda significativo dentro del campo del psicoanálisis, que a su vez resulta interesante para cualquier lector curioso. Un escrito rodeado de escándalos que muestra de manera cruda los miedos y las fantasías de una adolescente, que nos permite pensar cuánto han cambiado y, al mismo tiempo, hasta qué punto aún se mantienen.

Diario de una chica adolescente

Diario de una chica adolescente

Grete Lainer

La cotidianeidad de una adolescente en la Europa del siglo XIX y la primer obra del psicoanálisis infantil.

Sinopsis de Diario de una chica adolescente

Cuando Sigmund Freud leyó este Diario de una chica adolescente, lo consideró “una pequeña joya” y le dijo a Hermine von Hug-Hellmuth, quien se lo había acercado, que estaba “obligada a publicarlo”, cosa que hizo en 1919, con considerable éxito. Sin embargo, pronto surgieron fuertes discusiones. Por empezar, hubo quienes manifestaron dudas sobre la autoría del texto. Hug-Hellmuth aseguraba que alguien se lo había entregado y que ella se había limitado a cambiar los nombres y algunos detalles para salvaguardar la identidad de la autora. Pero no faltaron quienes la acusaron de haberlo escrito ella misma, incluso con recuerdos distorsionados para demostrar teorías en las que Freud venía trabajando. Hug-Hellmuth siempre negó que eso fuera verdad y lo cierto es que no está claro, al día de hoy, cómo fueron las cosas. En 1924, murió asesinada por su sobrino Rudolf, lo que generó una nueva convulsión en el mundo del aún incipiente psicoanálisis. Al poco tiempo, para desvincularse del escándalo, Freud mandó a retirar este libro de circulación.

Bibliografía de Grete Lainer

Cargando...