Utilizamos cookies propias y de terceros para recopilar información estadística del uso de nuestra página web y mostrarle publicidad relacionada con sus preferencias mediante el análisis de sus hábitos de navegación. Si continua navegando, consideramos que acepta su uso. Puede cambiar la configuración u obtener más información aquí.
Cerrar
Planeta de Libros
Juegos Peligrosos
Usos y abusos de la historia
Formato único

Juegos Peligrosos

Usos y abusos de la historia
Editorial: Editorial Ariel
Colección: Ariel Actual
Número de páginas: 224

"Tengo la sospecha de que si  Margaret Macmillan pasara unas semanas en nuestro país sacaría materia suficiente para otro libro entero." Antonio Muñoz Molina

Sinopsis de Juegos Peligrosos:


Juegos peligrosos
 trata de la Historia en sí: del modo en que se la usa y en que se abusa de ella, en que se la manipula para justificar una matanza o una guerra o el poder de un tirano, en que se la sustituye por leyendas urdidas para alimentar el narcisismo colectivo, para envejecer y ennoblecer un pasado que no tuvo nada de ejemplar ni de glorioso o que sencillamente no existió. "Usamos la Historia para entendernos a nosotros mismos y deberíamos usarla para entender a otros", escribe MacMillan, pero el catálogo de desatinos que ella misma enumera le da a uno una idea más bien pesimista de la actitud humana hacia el conocimiento de la verdad.
Organizaciones de veteranos de las fuerzas aéreas canadienses lograron que se clausurara una exposición en la que se ponía en duda la eficacia, por no hablar de la legitimidad, de los bombardeos que arrasaban las ciudades alemanas en la Segunda Guerra Mundial sin más objetivo que aterrorizar a la población civil. En la Unión Soviética los libros de Historia se modificaban de un día para otro para ajustarlos a los cambios en la ortodoxia o a la caída en desgracia de los cortesanos del Kremlin. Hitler se veía a sí mismo como un heredero del emperador medieval Federico I Barbarroja. Stalin se medía con Iván el Terrible y con Pedro el Grande, y los relatos históricos se ajustaban adecuadamente al capricho de su megalomanía. A otra escala, George W. Bush quería modelar su figura pública sobre la de Winston Churchill, del mismo modo que identificaba a Sadam Husein con Hitler, y a los que ponían en duda la conveniencia de atacar Irak con los apaciguadores que en los años treinta creían posible un compromiso con la Alemania nazi.

Lo quiero Lo he leído
Formato único

Sobre el autor de Juegos Peligrosos

Sobre el autor de Juegos Peligrosos

Margaret MacMillan es doctora en historia y estudió en las universidades de Toronto y Oxford. Durante veinticinco años impartió clases en la Ryerson University y entre 1995 y 2003 trabajó como redactora del International Journal. En la actualidad es rectora del Trinity College y profesora de Historia en la Universidad de Toronto. París, 1919, una de las obras más premiadas en la historia de su género, obtuvo el Duff Cooper Prize, el Samuel Joh...

Leer más

Conoce más sobre Juegos Peligrosos

"Empecé a leer esta obra, una especie de síntesis de todo lo que la autora ha aprendido a lo largo de una vida dedicada al estudio (y no al negocio ni a la manipulación) del pasado, como quien no quiere la cosa. Y acabé con el libro subrayado a dos colores y con signos de admiración en los márgenes: como sucede cuando uno da con una obra en la que encuentra perfectamente explicado lo que no acertaba a formularse con precisión."  
Manuel Rodríguez Rivero, Babelia, El País

"Libro del año 2009"
Telegraph

Ficha técnica

Fecha de publicación: 01/10/2010 | Idioma: Español | ISBN: 978-84-344-6935-8 | Código: 10044180 | Formato: 14,5 x 23 cm. | Presentación: Rústica con solapas | Colección: Ariel Actual | Traductor: María Morés

Todas las opiniones de Juegos Peligrosos

Este libro tiene 0 Comentarios Deja tu comentario
No hay comentarios del libro