Utilizamos cookies propias y de terceros para recopilar información estadística del uso de nuestra página web y mostrarle publicidad relacionada con sus preferencias mediante el análisis de sus hábitos de navegación. Si continua navegando, consideramos que acepta su uso. Puede cambiar la configuración u obtener más información aquí.
Cerrar
PlanetadeLibros
Ana María Shua
Buenos Aires, Argentina, 1951
 ©Silvio Fabrykant
©Silvio Fabrykant

Ana María Shua

Buenos Aires, Argentina, 1951

Nació en Buenos Aires en 1951. A los dieciséis años publicó sus primeros poemas reunidos en El sol y yo. En 1980 ganó con su novela Soy paciente el premio de la editorial Losada. Sus otras novelas son Los amores de Laurita (llevada al cine), El libro de los recuerdos (Beca Guggenheim), La muerte como efecto secundario (Premio Club de los XIII y Premio Municipal en novela) y El peso de la tentación. Su última novela es Hija.  Seis de sus libros abordan el microrrelato, género en el que ha obtenido el máximo reconocimiento internacional: La sueñera, Casa de geishas, Botánica del caos, Temporada de fantasmas y Fenómenos de circo, reunidos en Todos los universos posibles. El último se llama La Guerra y fue publicado en 2019. También ha escrito libros de cuentos: Los días de pesca, Viajando se conoce gente Como una buena madre. Con Miedo en el sur obtuvo el Premio Municipal. Que tengas una vida interesante reúne sus cuentos completos hasta 2011. Su último libro en el género es Contra el tiempo. En 2014 recibió el premio Konex de Platino y el Premio Nacional de Literatura. En 2016 recibió en México el Premio Internacional Arreola de Minificción, otorgado por primera vez. Su obra ha sido traducida a quince idiomas.

No son haikus

Ana María Shua

Poesía breve con profunda resonancia.

Sinopsis de No son haikus

Maestra reconocida de la microficción, Ana María Shua incursiona aquí en otra forma de la brevedad literaria: poemas de diecisiete sílabas a los que se podría llamar haikus.
Esa tradicional composición de origen japonés, compuesta por tres versos de cinco, siete y cinco moras (especie de unidad sonora japonesa equiparable a la sílaba), es famosa por ofrecer un concentrado de emoción y sentido en una extensión brevísima. “Me fascinan los límites, el desafío de la expresión poética encerrada en rigurosas diecisiete sílabas. Por ser autora y, sobre todo, lectora de microrrelatos, sé que la brevedad extrema puede ser un atajo hacia el máximo significado”. Pero, aclara, sus poemas no son es-trictamente haikus. Urbana a rajatabla, sustituye los temas clásicos vinculados con la naturaleza y las estaciones por el peso del tiempo, el cuerpo y sus mutaciones, el amor, el paisaje de la ciudad, el don de la poesía, la acechanza de la muerte.
No son haikus es un libro deslumbrante, de una belleza engañosamente ingrávida, que se abre a múltiples interpretaciones con cada lectura y relectura. En sus páginas, Shua muestra una vez más que nada de la literatura le es ajeno y que ella, como pocos escritores contemporáneos, po-see el don de sacar agua de la roca de las palabras.

Maestra reconocida de la microficción, Ana María Shua incursiona aquí en otra forma de la brevedad literaria: poemas de diecisiete sílabas a los que se podría llamar haikus.
Esa tradicional composición de origen japonés, compuesta por tres versos de cinco, siete y cinco moras (especie de unidad sonora japonesa equiparable a la sílaba), es famosa por ofrecer un concentrado de emoción y sentido en una extensión brevísima. “Me fascinan los límites, el desafío de la expresión poética encerrada en rigurosas diecisiete sílabas. Por ser autora y, sobre todo, lectora de microrrelatos, sé que la brevedad extrema puede ser un atajo hacia el máximo significado”. Pero, aclara, sus poemas no son es-trictamente haikus. Urbana a rajatabla, sustituye los temas clásicos vinculados con la naturaleza y las estaciones por el peso del tiempo, el cuerpo y sus mutaciones, el amor, el paisaje de la ciudad, el don de la poesía, la acechanza de la muerte.
No son haikus es un libro deslumbrante, de una belleza engañosamente ingrávida, que se abre a múltiples interpretaciones con cada lectura y relectura. En sus páginas, Shua muestra una vez más que nada de la literatura le es ajeno y que ella, como pocos escritores contemporáneos, po-see el don de sacar agua de la roca de las palabras.

Bibliografía de Ana María Shua

Vídeos de Ana María Shua

Cargando...