Utilizamos cookies propias y de terceros para recopilar información estadística del uso de nuestra página web y mostrarle publicidad relacionada con sus preferencias mediante el análisis de sus hábitos de navegación. Si continua navegando, consideramos que acepta su uso. Puede cambiar la configuración u obtener más información aquí.
Cerrar
PlanetadeLibros
Charlotte Runcie

Charlotte Runcie

Siempre ha tenido una conexión con el mar. Lo sentía desde las calles de Edimburgo y lo observa ahora desde las costas escocesas, donde trabaja de periodista y crítica de arte para The Daily Telegraph. Antes poeta, Runcie se descubre aquí como una observadora intuitiva de la naturaleza y, por tanto, una observadora de todo lo que nos hace ser humanos.

Sal en la lengua

Charlotte Runcie

Una oda al océano y a las generaciones de mujeres bosquejadas por sus olas.

Comprar
Sinopsis de Sal en la lengua

La costa es un lugar donde chocan dos estados: tierra y mar. La costa es un lugar evocador. Las mareas suben y bajan, las orillas cambian de manera constante y se redibujan siguiendo ciclos. Como las mujeres. Como la vida.

Charlotte Runcie, poeta y escritora, pensó que el mar la había atraído siempre porque buscaba una conexión mística con la naturaleza, pero se dio cuenta de que esa seducción era en realidad afinidad con lo humano. A través de canciones, poemas e historias antiguas, Runcie recuerda en este bello ensayo a los marineros que se adentraron en el mar, pero sobre todo a las mujeres que lo vivieron desde sus costas y que forjaron con él otra relación vital.

Sal en la lengua es un paseo por la playa con Turner, con Shakespeare, con los narradores griegos y los cantantes de taberna. Una oda al medio que más nos inspira y atemoriza; a las aguas que esconden a la vez la muerte y los secretos de la vida. El mar ayuda a Runcie a comprender su maternidad y Runcie nos ayuda a todos a entender que las olas más indómitas pueden explicarnos qué significa ser humano.

La costa es un lugar donde chocan dos estados: tierra y mar. La costa es un lugar evocador. Las mareas suben y bajan, las orillas cambian de manera constante y se redibujan siguiendo ciclos. Como las mujeres. Como la vida.

Charlotte Runcie, poeta y escritora, pensó que el mar la había atraído siempre porque buscaba una conexión mística con la naturaleza, pero se dio cuenta de que esa seducción era en realidad afinidad con lo humano. A través de canciones, poemas e historias antiguas, Runcie recuerda en este bello ensayo a los marineros que se adentraron en el mar, pero sobre todo a las mujeres que lo vivieron desde sus costas y que forjaron con él otra relación vital.

Sal en la lengua es un paseo por la playa con Turner, con Shakespeare, con los narradores griegos y los cantantes de taberna. Una oda al medio que más nos inspira y atemoriza; a las aguas que esconden a la vez la muerte y los secretos de la vida. El mar ayuda a Runcie a comprender su maternidad y Runcie nos ayuda a todos a entender que las olas más indómitas pueden explicarnos qué significa ser humano.

Últimos libros de Charlotte Runcie

Bibliografía de Charlotte Runcie

Cargando...