Utilizamos cookies propias y de terceros para recopilar información estadística del uso de nuestra página web y mostrarle publicidad relacionada con sus preferencias mediante el análisis de sus hábitos de navegación. Si continua navegando, consideramos que acepta su uso. Puede cambiar la configuración u obtener más información aquí.
Cerrar
PlanetadeLibros
Elvira Sastre
 ©Ivan Giménez – Seix Barral
©Ivan Giménez – Seix Barral

Elvira Sastre

Nació en Segovia en 1992. A los quince años inaugura el blog Relocos y Recuerdos, y escribe sin cesar, dando a conocer sus versos a través de las redes sociales. Ha publicado los poemarios Cuarenta y tres maneras de soltarse el pelo (2013), Baluarte (2014), Ya nadie baila (2015) y La soledad de un cuerpo acostumbrado a la herida (2016). Elvira colabora con músicos, cantautores y otros poetas, y ha publicado dos libros que combinan la ilustración y la poesía: Tú la Acuarela/Yo la Lírica (2013), en colaboración con la ilustradora Adriana Moragues, y Aquella orilla nuestra (2018), ilustrada por Emiliano Batista (EMBA). Elvira Sastre compagina su carrera poética con la escritura y la traducción. Ha traducido a poetas como Rupi Kaur o Gordon E. McNeer y a novelistas como E. Lockhart o John Corey Whaley. Recientemente su obra y su labor en favor de la creación artística han sido reconocidas con el Premio La Sombra del Ciprés, concedido por la Asociación Cultural de Novelistas Abulenses. En la actualidad, la escritora llena teatros y salas de conciertos con sus recitales poéticos y comparte con los lectores su poesía, vivencias y su mundo personal a través de las redes.

A los perros buenos no les pasan cosas malas
Comprar

A los perros buenos no les pasan cosas malas

Elvira Sastre | Ayesha L. Rubio

Una emotiva historia sobre un perro y su dueña.

Comprar
Sinopsis de A los perros buenos no les pasan cosas malas

Tango tenía cinco meses cuando me adoptó. Él no me eligió, porque la familia, como todos sabemos, no se elige, pero me aceptó con mucho cariño. Yo debía protegerlo, pero en realidad siempre fue él quien cuidó de mí. Eso es una familia: seres que se cuidan y se quieren. Y Tango, por suerte, siempre será la mía.

Tango tenía cinco meses cuando me adoptó. Él no me eligió, porque la familia, como todos sabemos, no se elige, pero me aceptó con mucho cariño. Yo debía protegerlo, pero en realidad siempre fue él quien cuidó de mí. Eso es una familia: seres que se cuidan y se quieren. Y Tango, por suerte, siempre será la mía.

Bibliografía de Elvira Sastre

Cargando...